INTERIORISMO

Un ático con estilo

El naming de Llesca viene definido por el espacio y por el producto. Hablamos de un horno/cafetería con obrador propio, donde el protagonista tiene y debe de ser, el pan. La variedad de posibilidades que tiene para ser tratado con diferentes usos lo convierten en una buena opción. La rebanada es la metonimia (la parte del todo) que nos permite usar y degustar el pan. La empleamos en diferentes formas: para desayunar (tostada), como postre (torrija), como comida (bocadillo sándwich), como aperitivo (canapé)…

 

La localización nos aporta un factor identificativo clave y estético. Rebanada/torrija = LLESCA.

En cuanto a la construcción de la marca, se usa la “LL” , de Llesca, cruzándola con una línea y dotándola de una nueva simbología próxima a la espiga de trigo. Mezclamos aquí la Inicial del nombre con el producto base. La tipografía empleada es una extrabold, que le imprimen una gran fuerza y presencia, pero con remates suaves y dulces que humanizan el logotipo. Junto a ella, cierra un claim de marca más suave y delicado para definir la actividad.

 

El juego de colores: rosa, amarillo y azul, se fusionan en el local junto a la madera del mismo y le dan un estilo nórdico muy moderno y fresco.