Apartamento en Denia

A+DN

Situada en un enclave privilegiado, este ático ofrece todo lo necesario para disfrutar del clima mediterráneo durante todo el año, con un diseño funcional, natural, acogedor y respetuoso con el medio ambiente. Para conseguir dicho objetivo en los plazos indicados, tuvimos que redoblar esfuerzos y puestos a doblar, doblamos la superficie uniendo dos viviendas, doblamos la luminosidad derribando tabiques y ampliando ventanales, dejando que la luz invadiera los espacios y le dimos una segunda vuelta de tuerca al diseño, para generar un espacio típicamente mediterráneo dentro de un envoltorio profundamente modernista.

Desde el pavimento pasando por los acabados y terminando por la ropa de cama, todo en esta vivienda se ha planteado desde un punto de vista sostenible, ecológico y de confort, aplicando así el nuevo know How de Ideas Interiorismo, A+DN, viviendas pensadas desde cero para ser vividas y disfrutadas desde el más absoluto respeto al medio ambiente y con el máximo confort para sus habitantes, fruto de un estudio pormenorizado de todas las características de la edificación y necesidades del cliente.

El acceso a la vivienda se realiza prácticamente de forma privada y tras atravesar la puerta exterior, nos recibe una increíble terraza de 30m2 en la que la vegetación toma un papel protagonista no solo sirviendo como sistema de ocultación, si no haciendo las veces de elemento natural, refrescando las cálidas noches de verano y propiciando una agradable y llamativa vista desde cualquier punto de la vivienda. Tras la terraza, se alza un gran ventanal corredero de 6ml que otorga una espectacular iluminación natural a la zona del salón, comedor y cocina. Una vez abierto, la comunicación interior-exterior es total.

El interior se resuelve de la manera más sencilla posible, espacios amplios y abiertos, dados a su función, con acabados artesanales y revestidos por materiales naturales y ecológicos.

Todos los espacios presentan un diseño natural y fluido, con líneas curvas y femeninas como las hornacinas decorativas o los arcos en paredes de puertas y cocina, haciendo un guiño a esas viviendas a orillas del mediterráneo y trasladándonos a una época en la que se vivía de manera pausada, tranquila, disfrutando de la esencia de las cosas y de las personas, sin prisas.

En la planta superior encontramos la misma filosofía, espacios amplios, funcionales y sobretodo, luminosos. Materiales neutros y continuos, con toques de madera en el mobiliario y color en los alicatados de los baños que aportan dinamismo y concentran el punto de atención de la estancia.

Justo antes de acceder al dormitorio principal, nos encontramos con un armario abuhardillado con sus puertas en madera maciza revestidas en tela de rafia en blanco y negro, una combinación que supone una alternativa ecológica a los tradicionales lacados.

Tras esto, una puerta corredera en madera maciza con los herrajes vistos, da paso a la habitación principal, una estancia dominada por la luz natural, los materiales neutros y una decoración lo más simple y natural posible, en la que nada sobra y nada falta, que ofrece un oasis de tranquilidad y sosiego, invitando al disfrute y al descanso en su más amplio significado.

Puertas integradas en paredes, platos de ducha integrados en el propio pavimento, griferías en tonos rosados y tejidos que caen y fluyen con el espacio, completan la experiencia de vivir en un espacio saludable y respetuoso sin renunciar a un ápice de confort.

SUBIR